Vacunas en el niño

Mar 24 de Abr de 2018

Las vacunas son preparaciones que se administran a las personas sanas para generar la inmunidad o, lo que es lo mismo, las defensas de nuestro cuerpo, frente una enfermedad determinada.

Tipos de vacunas

Hay varios tipos de vacunas:

  • Vacunas según el microorganismo:
    • Vacunas de virus.
    • Vacunas de bacterias.
  • Vacunas según la composición:
    • Vacunas de microorganismos enteros:
      • Atenuadas: el microorganismo se ha debilitado en laboratorio para que pierda su capacidad de producir enfermedad.
      • Inactivas: donde el microorganismo está muerto por lo que es incapaz de producir enfermedad.
    • Vacunas de parte del microorganismo: tampoco pueden producir la enfermedad, ya que sólo son partes del microorganismo.

¿Son seguras las vacunas?

Las vacunas que están dentro del calendario vacunal oficial son totalmente seguras. Eso no quiere decir que no produzcan reacciones adversas leves y transitorias, como puede ser molestias o inflamación en el lugar de la inyección o fiebre que baja con paracetamol.

Las vacunas, como todos los medicamentos, precisan antes de su comercialización cumplir unos requisitos muy estrictos por parte de las autoridades sanitarias entre los que destacan:

  • Su seguridad.
  • Ausencia de efectos adversos graves.
  • Su capacidad de producir inmunidad.

Además, una vez que la vacuna sale al mercado se realiza un control estricto de vigilancia por las redes de Farmacovigilancia, de tal manera que, si existen reacciones adversas, se realizará un estudio pormenorizado para investigar el origen del problema. Incluso los mismos padres podéis registrar algún efecto adverso de las vacunas, de dos maneras:

  • Comunicárselo a su pediatra para que registre el efecto adverso.
  • Realizarlo directamente a través del Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano (SEFV-H) pulsando aquí.

Logros de las vacunas

Las vacunas han conseguido:

  • Erradicar enfermedades como la viruela.
  • Evitar las consecuencias graves de muchas enfermedades como la poliomielitis, meningitis, tétanos, difteria, etc.
  • Evitar las formas graves de enfermedades como:
    • Sarampión, que puede producir encefalitis y minusvalías psíquicas.
    • Rubeola que en los recién nacidos puede provocar rubeola congénita con sordera y déficit cognitivo.
    • Parotiditis: orquitis en el niño que puede producir infertilidad, inflamación del cerebro o meningitis.
    • Gripe, que puede producir bronquitis, neumonía, otitis o sinusitis.
  • Prevenir cánceres como:
    • El cáncer de cérvix, gracias a la vacuna del virus del papiloma humano.
    • El cáncer de hígado producido por el virus de la hepatitis B.

Inmunidad de grupo

El no vacunar supone un riesgo, tanto para tu hijo, como para los niños de su alrededor. Existe una inmunidad de grupo (protección de grupo), que consiste en que, si la gran mayoría de los niños se vacunan, el que no lo haga también está protegido debido a esa inmunidad de los demás, evitando la aparición de brotes de la enfermedad.

Información adicional:

¿Qué busca?