Síndrome del bebé sacudido

Mie 14 de Mar de 2018

Se define como un conjunto de lesiones cerebrales provocadas por el zarandeo brusco de un niño menor de 2 años de edad o un bebé, aunque se pueden ver también en niños menores de 5 años.

¿Qué consecuencias puede tener?

La sacudida brusca de un niño pequeño o bebé puede producirle secuelas irreversibles a largo plazo como:

  • Parálisis cerebral.
  • Sordera.
  • Ceguera.
  • Epilepsia.
  • Retraso en el aprendizaje.
  • Mareos.
  • Discapacidad mental.
  • Muerte.

¿Por qué le pasa eso?

Las peculiaridades del cerebro y la cabeza de un bebé le hacen más vulnerable a los daños cerebrales porque:

  • La cabeza del bebé es más grande respecto a su cuerpo que la de un adulto.
  • Los músculos del cuello son más débiles.
  • El cerebro es más delicado y vascularizado.

Al realizarse el zarandeo, el cerebro choca contra las paredes del cráneo con movimientos bruscos de aceleración y desaceleración, provocando:

  • Sangrado e inflamación del cerebro.
  • Daño a nivel de la médula cervical.
  • Hemorragia retiniana.
  • Desprendimiento de retina.

NUNCA se debe sacudir a un bebé o niño, ni durante el juego, por enfado ni para que se calme.

Cuando se está enojado se puede realizar de forma más brusca de lo que se piensa y lo que se hace en un segundo tendrá consecuencias irreversibles de por vida.

 

¿Qué busca?