Programa CRIE

Es importante reducir al mínimo las dosis de rayos X que reciba un niño porque se va acumulando a lo largo de su vida.

Los niños son especialmente sensibles a los efectos nocivos de las radiaciones ionizantes (rayos X) ya que:

  • Sus órganos y tejidos están en desarrollo.
  • Tienen más años para que se manifiesten los daños de la radiación, que siempre son tardíos.
  • Trasladan el daño genético a sus descendientes.

Existen una serie de estrategias para conseguir ese control de radiación en la etapa pediátrica:

  • Realizar las exploraciones radiológicas imprescindibles, sobre todo mayor control en las que precisan contraste o que aportan mayor dosis de radiación como es el TAC.
  • Reducir el estudio sólo al área de interés.
  • Creación de tarjetas de control individual de pruebas radiológicas que se le han realizado. En Extremadura fue pionera en crear el Programa de Control Radiológico Infantil en Extremadura (CRIE), que consiste en una tarjeta de anotación que debería llevar todo niño para apuntarle las pruebas que se le han realizado que han precisado radiaciones ionizantes.

 

¿Qué busca?