Métodos no hormonales

Jue 12 de Sep de 2019

Preservativo masculino

Consiste en una funda de látex que se adapta sobre el pene erecto y que presenta un reservorio final para el acúmulo del semen eyaculado. Actúa como barrera que impide la llegada del semen a la vagina.

Si se utiliza desde el inicio de la relación sexual y no únicamente para el coito, es el método más eficaz para la protección frente a las infecciones de transmisión sexual. No necesita prescripción ni seguimiento por parte de los profesionales sanitarios.

El índice de Pearl está entre 2-12 dependiendo del buen o mal uso del mismo.

Normas de uso

  • Conservar en lugar fresco y seco.
  • Protegerlos de la luz solar directa.
  • Manipular con cuidado ya que puede dañarse.
  • Se coloca sobre el pene erecto, al inicio de la relación sexual, incluso antes de tener contacto ya que los fluidos pueden llevar microorganismos que pueden causar infecciones de transmisión sexual.
  • Evitar que se quede aire dentro del preservativo, ya que puede producir rotura.
  • Se coge el preservativo con una mano y se desenrolla con la otra.
  • Después de la eyaculación o la relación, hay que retirarlo con cuidado para evitar salidas de semen.
  • No tirar nunca el preservativo en el inodoro.

Inconvenientes

  • Alergia al látex. Existen preservativos de otro material.
  • El calor, la excesiva humedad o el uso de lubricantes como la vaselina o el aceite, pueden alterar sus propiedades aislantes.
  • Pueden romperse con el mal uso y la mala conservación.

Preservativo femenino

Es una funda de poliuretano similar al masculino, pero de mayor tamaño, que se adapta a la vagina desde el fondo

vaginal hasta la zona genital externa. Actúa de barrera para evitar el paso del esperma hacia la vagina. Es de un solo uso.

Es un método con una buena protección frente a las infecciones de transmisión sexual. No requiere

seguimiento ni prescripción.

El índice de Pearl es entre 5-21.

Inconvenientes

  • Más difícil de colocar que el preservativo masculino.
  • Es poco conocido.

Diafragma

Es como una cúpula de látex, que se coloca en el fondo de la vagina cubriendo por completo el cuello del útero. Se usa normalmente con espermicida. Se puede reutilizar y mantenerlo puesto hasta 24 horas. Si se tienen varios coitos, se puede mantener puesto máximo 6-8 horas, pero añadiendo una nueva dosis de espermicida con cada coito. Su índice de Pearl es de 1-20. Si se usa junto a un espermicida, el índice sube de 4-10.

Inconvenientes

  • Dificultad en su manipulación.
  • No se puede usar en caso de:
    • Prolapso uterino.
    • Cistocele o rectocele.
    • Alergia al látex.
    • Antecedentes de síndrome de shock tóxico.
  • En los siguientes casos tendrá que ser el profesional el que recomiendo o no el diafragma:
    • Útero en retroversión severa.
    • Postparto hasta la 6ª semana.
    • Infección vaginal no tratada.
    • Infecciones urinarias de repetición.
    • Coitos diarios repetidos.
    • Menstruación abundante.

Espermicidas

Son sustancias que destruyen los espermatozoides. Pueden presentarse como óvulos vaginales, cremas o esponjas vaginales. Su índice de Pearl está entre 3-21.

Inconvenientes

  • Alergia al espermicida.
  • Difícil su uso correcto.
  • Muy baja eficacia si se usa sólo.

Dispositivo intrauterino de cobre (DIU)

Es una estructura pequeña formada por plástico, generalmente en forma de “T”, y que se inserta en la cavidad uterina, donde ejerce su acción, produciendo una reacción inflamatoria local de cuerpo extraño que produce una acción espermicida, dificultando la fertilización en la preconcepción, por lo que es poco probable que interfiera con la implantación.

Su eficacia es inmediata, tras su inserción, no afecta a la lactancia materna y tiene pocos efectos secundarios. No precisa recambio a partir de los 40 años.

Su índice de Pearl es 0.9-3.

Inconvenientes

  • Es preciso el trabajo de un profesional para su inserción. En Extremadura se realiza en los COF previa cita.
  • Puede producir reglas más abundantes y dismenorrea (dolor de la regla) al inicio.
  • Expulsión en raras ocasiones, por lo que no produciría su efecto anticonceptivo.
  • Precisa de revisión para comprobar su inserción correcta. Posteriormente no precisa revisión salvo problemas.
  • No se puede usar:
    • Cuando se tienen hemorragias genitales sin saber su origen.
    • Con infecciones genitales.
    • Embarazo confirmado o sospecha.
    • Neoplasia genital excepto el cáncer de mama.
    • Endometriosis postparto.
    • Alteraciones severas del útero.
    • Aborto séptico.
    • Enfermedad de Wilson.

Información adicional:

¿Qué busca?