Complicaciones tras un aborto y cómo prevenirlas

Mar 3 de Abr de 2018

Las complicaciones tras un aborto son varias, la mayoría muy poco frecuentes. Sin embargo, hay pautas que se pueden que seguir para evitarlas y conseguir la recuperación más rápidamente.

Complicaciones tras un aborto

  • Fallo de la técnica: Todos los métodos para la evacuación del aborto del primer trimestre conllevan un riesgo de fallo que requiere otro procedimiento adicional.
  • Hemorragia: El riesgo de hemorragia es baja (aproximadamente 1 cada 1.000 abortos) y es menor en gestaciones más precoces. La hemorragia ocurre habitualmente cuando el útero no se contrae adecuadamente y su tratamiento incluye:
    • El masaje uterino.
    • La administración de fármacos uterotónicos.
    • La extracción de los restos retenidos si existieran.
  • Desgarros cervicales: Su frecuencia es moderada (inferior al 1%) y es menor en gestaciones más precoces y con el uso de preparados para la maduración cervical.
  • Perforación uterina: Su incidencia oscila entre 1-4 de cada 1.000.
  • Hematometra: Consiste en la acumulación de coágulos dentro del útero y puede ocurrir tras el tratamiento quirúrgico. Los síntomas pueden ser inmediatos o tardíos dependiendo de la velocidad de acumulación y del volumen. La clínica es de molestias en la zona pélvica o rectal.
  • Infección genital: La infección del tracto genital ocurre hasta en un 10% de los casos. Se debe considerar cuando aparece fiebre >39ºC en las primeras 72 horas tras el aborto. El tratamiento consiste en la extracción de los restos retenidos si fuese necesario y el empleo de antibióticos.
  • Síndrome de Asherman: consiste en la formación de adherencias uterinas. El tratamiento consiste en la intervención quirúrgica por vía vaginal (histeroscopia) y en la colocación de un dispositivo intrauterino (DIU).
  • Mortalidad: La tasa de mortalidad materna del aborto tratado en centros sanitarios de países desarrollados es de 5 de cada 1.000.000.
  • Psicológicas: El final del embarazo por aborto es una pérdida no reconocida social ni sanitariamente por lo que se realiza un duelo que es más difícil de superar.

Cómo prevenir las complicaciones

Después de un aborto hay que tener especial cuidado en evitar situaciones que normalmente se realizarn en la vida cotidiana y que pueden empeorar la recuperación:

  • Hay que descansar, hacer al menos un día de reposo. Posteriormente no realizar ejercicios físicos intensos durante al menos 1 mes.
  • No mantener relaciones sexuales al menos durante 2 semanas o hasta que se deje de sangrar.
  • No se deben usar tampones hasta pasados 30-40 días que vuelva la segunda regla.
  • No realizarse duchas vaginas ni nadar. Mejor la ducharse que bañarse en la bañera.
  • Evitar la toma de aspirina porque puede aumentar el sangrado, a excepción que esté prescrito por un médico.
  • Trasmitir a alguien de confianza los miedos y preocupaciones que tienes y pedir ayuda, si es necesario, con un profesional.
  • Acudir al médico de Atención Primaria o Ginecólogo si:
    • Presenta fiebre.
    • Hay dolor intenso en la zona abdominal.
    • Se presenta sangrado muy abundante con muchos coágulos. Un goteo lento pero constante también puede ser una señal de alarma.
    • Mal olor de las secreciones de la vagina. Puede indicar una infección.

 

 

 

Bibliografía

Prevención del aborto peligroso. OMS. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/preventing-unsafe-abortion

Aborto séptico. ManualMSD. Disponible en: https://www.msdmanuals.com/es-es/professional/SearchResults?query=Aborto+espont%C3%A1neo&icd9=634%3b632%3b646.3%3b635.0%3b634.0%3b636.0%3b637.0%3b638.0%3b639.0

Manual básico de Obstetricia y Ginecología. Vázquez lara, JM.; Rodríguez Díaz, L.; 2014. ISBN: 978-84-351-0433-3

¿Qué busca?