¿Cómo es una unidad de Neonatología?

Mar 24 de Abr de 2018

Todos los hospitales donde existe maternidad, deben contar con unidades especializadas en la atención integral de los recién nacidos. La implantación de estas unidades ha traído consigo una importante reducción de los problemas de salud y la mortalidad perinatal, en nuestro país, que tiene uno de los índices de mortalidad neonatal más bajos del mundo.

En todas ellas encontraremos:

  • Recursos humanos.
    • Pediatras especializados en la atención específica a recién nacidos, que son los Neonatólogos.
    • Personal de enfermería también especializado.
    • Auxiliares de enfermería.
    • No es raro que otros profesionales también participen para resolver problemas concretos, como oftalmólogos, radiólogos, microbiólogos, traumatólogos, cirujanos infantiles, rehabilitadores, fisioterapeutas y farmacéuticos encargados de la preparación de medicamentos en presentaciones adecuadas a esta edad y de las fórmulas para alimentación por vía intravenosa.
  • Recursos materiales. Los aparatos utilizados son muy diversos:
    • Incubadoras, donde se controla el calor y la humedad necesarios.
    • Cunas térmicas.
    • Lámparas especiales de fototerapia. Bajan los niveles de bilirrubina.
    • Aparatos que controlan ininterrumpidamente todas las constantes vitales, frecuencia cardíaca, respiratoria, niveles de oxigenación, presión arterial, temperatura, electrocardiograma, electroencefalograma, etc. y avisan de sus alteraciones con un sinfín de alarmas acústicas y visuales.
    • Respiradores neonatales. Son aparatos concebidos para los delicados pulmones de estos niños.
    • Gran parte del material (agujas, jeringas, sondas, manguitos, etc.) está diseñado para los cuerpitos pequeños de estos bebés.
  • Las Unidades de Neonatología están separadas físicamente de las Pediátricas y generalmente próximas a los paritorios. Existen varias zonas, según la gravedad y necesidad de cuidados:
    • Cuidados intensivos neonatales: ofrecen la asistencia más compleja a los neonatos más graves.
    • Cuidados intermedios o de transición: bebés que están completando su recuperación, que precisan vigilancia y cuidados estrechos, pero no intensivos.
    • Cuidados mínimos: recién nacidos con patologías más leves, sin grandes necesidades de cuidados o que precisan una observación temporal antes de pasar a la maternidad con sus madres.
    • Aislamientos: zonas dedicadas a neonatos con patologías infecciosas que pueden contagiar a otros niños o que son especialmente vulnerables a infecciones y deben ser aislados para prevenirlas.

Galería de imágenes

¿Qué busca?