Diferentes formas de fumar

Mie 1 de Abr de 2020

El tabaco es una droga que es perjudicial para la salud. Por esta razón han aparecido formas distintas de fumar que intentan esquivar la sensación de daño del cigarrillo. Ningún producto del tabaco o sucedáneo es sano.

Cigarrillos ‘light’

En los años 50 cigarrillos se desarrollaron cambios creyendo que serían formas de fumar más seguras como: filtros de celulosa para atrapar el alquitrán, papel poroso para que se liberasen los químicos tóxicos, etc.

Se comprobó que los cigarrillos “light” producen el mismo número de muertes y enfermedades que los cigarrillos “normales”. La razón es que cada fumador va a inhalar la cantidad de nicotina que está acostumbrado sea “light” o sea “normal”. De hecho, se ha comprobado que los filtros agujereados que tienen los cigarrillos “light” hacen inhalar más humo con más concentración de carcinógenos y otras toxinas, habiendo producido un aumento de adenocarcinomas de pulmón.

Cigarrillos de liar

En este caso tampoco se ha comprobado que sean menos dañinos que los normales, ya que:

  • La elevada temperatura sobre el labio y la boca al fumar, aumenta la probabilidad de daño de mucosa malignizándose posteriormente.
  • Incluso los cigarrillos de herbolario sin tabaco, también producen alquitrán, partículas de residuos y monóxido de carbono que también son dañinos para la salud.
  • El humo de este tabaco también contiene sustancias que son carcinógenas.

Cigarrillos mentolados

Estos cigarrillos también son perjudiciales debido a:

  • El mentol produce una sensación de frescor en la garganta que hace que el fumador se sienta mejor.
  • Esto también hace que se inhale más profundamente y mantienen el humo durante más tiempo.
  • Disminuyen el reflejo de la tos y la sensación de sequedad en la garganta, haciendo que se fume más.

Cigarrillos eléctricos

También llamado dispositivo susceptible de liberación de nicotina. Está formado por un pequeño depósito o cartucho que contiene el líquido, y un sistema electrónico con batería recargable y atomizador que al activarse calienta el líquido y produce un aerosol. Los líquidos contienen sustancias químicas aparece en desodorantes, comida para animales, toallitas higiénicas, humo de los automóviles. Además, les añaden aditivos para darles diferentes sabores.

Su uso ha estado relacionado con el cese del hábito de fumar, pero se ha comprobado que las personas que cambian al cigarrillo electrónico continúan con la dependencia.

Los riesgos para la salud asociados al uso o exposición al vapor de los cigarrillos electrónicos:

  • A corto plazo, se han hallado efectos fisiológicos adversos en las vías respiratorias similares a aquellos asociados al humo del tabaco. Son necesarios más estudios para conocer los efectos a largo plazo.
  • Se han encontrado sustancias cancerígenas en líquidos y vapor de cigarrillos electrónicos.
  • Se han descrito numerosas intoxicaciones y efectos adversos relacionados con estos productos, algunos severos.
  • La utilización de estos productos genera emisión de propilenglicol, partículas PM2.5, nicotina y sustancias cancerígenas que pueden contaminar los espacios cerrados, con los consecuentes riesgos por exposición pasiva.

Puros y puros pequeños

Los puros tienen los mismos agentes cancerígenos que los cigarrillos, por tanto, todos los puros son peligrosos para la salud. Lo ha confirmado un estudio llevado a cabo por la FDA en el que se ha observado en consumidores a tabaco, en sangre y orina plomo, cadmio, arsénico, cotinina y otros carcinógenos, en la misma cantidad que los fumadores de cigarrillos.

Cachimba, hookahs, narguile, sisha, arguile o pipas de agua

El origen de las cachimbas procede de Oriente Medio y Asia. Se utiliza la pipa para la combustión del tabaco que se mezcla con sabores como menta, fruta, miel y se inhala a través de un conducto de ventilación llamado manguera. Posteriormente se calienta usando carbón.
También han aparecido mini-pipas hookah con una batería que funcionan como los cigarrillos electrónicos.
Se ha comprobado que los pipas de agua presentan toxinas como el monóxido de carbono, nicotina, alquitrán y metales pesados en concentraciones que pueden llegar a ser más altas que las de un cigarrillo. Esto conlleva los mismos riesgos que fumar en cigarrillo. Además, el uso de la misma boquilla de unos a otros aumenta el riesgo de transmitir infecciones.
El carbón que se usa como fuente de calor en el hookah también es cancerígeno cuando se inhala, lo que se une al efecto perjudicial del tabaco.

Cigarrillos “clove” o Kreteks

Provienen de Indonesia y otros países del suereste de Asia. Contienen tabaco, clavillo molido, aceite de clavillo y otros aditivos. Se venden como formas más naturales y menos perjudiciales de fumar, sobre todo en los jóvenes, pero la realidad es que contienen entre un 60 a 70% de tabaco. Al ser productos del tabaco, los peligros para la salud son los mismos que los de los cigarrillos. De hecho, han mostrado que estos cigarrillos emiten más nicotina, monóxido de carbono y alquitrán que los cigarrillos normales.

Los fumadores habituales de este tipo de cigarrillos tienen un riesgo hasta 20 veces mayor de problemas pulmonares en comparación con los no fumadores.

Cigarrillo “bidi”

Son unos cigarrillos, provenientes de la India y otros países del sureste de Asia. Son delgados, contienen tabaco que hay que enrollar con una hoja de tendu (árbol que se usa por su madera de calidad en ebanistería). No contienen filtro y están disponibles en múltiples sabores.

A pesar de que tienen menos tabaco que los cigarrillos normales, también administran nicotina y otras sustancias nocivas para la salud como alquitrán, amoniaco, monóxido de carbono. Como consecuencia, también aumentarán el riesgo de padecer cánceres y otras enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco.

Para más informacion actualizada: Extremadura Salud

Galería de imágenes

¿Qué busca?