Consejos para un fututo embarazo en mujeres con VIH

Vie 25 de Sep de 2020

Embarazo y VIH han parecido siempre incompatibles. Sin embargo, sí es posible un embarazo con una infección por VIH. El Ministerio de Sanidad y Consumo editó un libro en 2008 titulado Embarazo e infección VIH donde se explica todo al detalle. En el apartado de Recursos, se puede descargar en pdf.

Muchas mujeres con VIH se quedan embarazadas cuando ya conocen su diagnóstico. Además, en muchas ocasiones, estas mujeres ya están tomando tratamiento antirretroviral en el momento de quedarse embarazadas. Las directrices recomiendan a todas las personas con VIH iniciar tratamiento antirretroviral lo más precozmente posible y si lo estaban tomando, mantenerlo. El inicio de tratamiento precoz tiene como ventajas proteger tanto a la embarazada como al feto ya que disminuye el riesgo de infección (menor riesgo de transmisión vertical del VIH) casi por completo.

Es importante antes de quedarte embarazada, para poder planificar el embarazo

  • Tener buena adherencia al tratamiento antirretroviral.
  • Carga viral indetectable prolongada en el tiempo.
  • Revisión regular de los controles rutinarios.

Para poder calcular el mejor momento para concebir, donde hay mayor fertilidad es el día anterior y el día posterior a la ovulación, ya que el óvulo sobrevive unas 24 horas. La ovulación tiene lugar unos 14 días antes del inicio del siguiente ciclo menstrual de la mujer. Para poder conocer cuándo estás ovulando, puedes registrar la duración de tus ciclos menstruales durante, al menos, seis periodos y cuándo se producen tus periodos, para determinar, lo que se conoce como método del calendario.

Si no consigues quedarte embarazada puedes solicitar ayuda para iniciar tratamientos de fertilidad, entre otros por ejemplo el lavado de semen para la realización de inseminación artificial o fecundación in vitro de forma segura en parejas serodiscordantes (aquellas en la que un miembro de la pareja presenta infección por VIH mientras el otro miembro no). El VIH no se encuentra en el espermatozoide sino en el plasma seminal y en otras céculas que acompañan a los espermatozoides en el semen. De esa manera, el semen de un hombre portador de la infección se puede "lavar" y así, realizar la técnica de reproducción asistida con el espermatozoide libre de infección.

Embarazo en VIH

El tratamiento antirretroviral durante el embarazo no tiene más más efectos secundarios por estar embarazada. La mayoría son leves como nauseas, diarrea, cansancio, dolor de cabeza, aumento de la bilirrubina. Si tienes algunos de estos síntomas, consúltalo por descartar otras causas.
Los controles y seguimiento, los lleva a cabo un equipo multidisciplinar a cabo por médico de familia, internista infectólogo, obstetra y matrón. Como pruebas que se realizan están

  • Analítica: con hemograma (Para control de anemia), bioquímica (para control de función hepática, para ver glucemia, hormonas tiroideas y ácido úrico), ITS y otras infecciones (Sífilis o hepatitis, tuberculosis, Toxoplasmosis, Citomegalovirus, Rubeola, varicela
  • Otras pruebas: Grupo sanguíneo y RH, Coombs Indirecto, orina y urocultivo, carga viral, CD4: Son un tipo de glóbulo blanco de sangre, que nos ayuda a combatir las infecciones. Se recomienda controlarla antes de tratamiento.
  • Vacunación de hepatitis A, hepatitis B y neumococo. Contraindicado las vacunas de microorganismos vivos.
  • Prevención y protección de tuberculosis, coronavirus y herpes genital.

Parto en VIH

La decisión de parto vaginal o cesárea programada dependerá de la determinación de carga viral en la semana 36, si la madre ha estado tomando tratamiento antirretroviral y la carga viral indetectable y sin complicaciones médicas. De lo contrario, se opta por cesárea programada. 

La salud del bebe y madre VIH

Después del parto, al bebe se le realiza una PCR para la detección de VIH a las 48 horas de vida, a los 6 meses y a los 18 meses (suele tener anticuerpos hasta esta edad de vida) para confirmar al principio y posteriormente para comprobar la desaparición.
Necesitará tomar fármacos antirretrovirales que dependerá del tratamiento de la madre y su control.
En cuanto a la alimentación a través de leche materna ha transmisión del virus, por lo que se recomienda leche de fórmula. Si los padres no se lo pudieran permitir, hay suministros gratuitos durante los dos primeros años para los bebés de madres con VIH.

Bibliografía

Embarazo e infección VIH. Guía práctica sobre embarazo en mujeres infectadas por el VIH. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. 2008. Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/docs/embarazoPadresFeb08.pdf

Documento de consenso para el seguimiento de la infección por el VIH en relación con la reproducción, embarazo, parto y profilaxis de la transmisión vertical del niño expuesto. Grupo de expertos de la Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida (SPNS), Grupo de Estudio de Sida (GeSIDA)/Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) y Sociedad Española de Infectología Pediátrica (SEIP). Marzo 2018. Disponible en: http://gesida-seimc.org/wp-content/uploads/2018/05/gesida_VIH_embarazo.pdf

León-Leal, JA.; González-Faraco, JC.; Pacheco, Y.; Leal, M.; La infección por VIH en la infancia y la adolescencia: avances biomédicos y resistencias sociales. Rev. Pediatr. Integral 2014; XVIII(3): 161-174. Disponible en: https://www.pediatriaintegral.es/wp-content/uploads/2014/xviii03/03/161-174_infeccion_por_vih.pdf

Web infoSIDA. Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. Prevención de la transmisión maternoinfantil del VIH. Consultado: 20/02/2019. Disponible en: https://infosida.nih.gov/understanding-hiv-aids/fact-sheets/20/50/prevencion-de-la-transmision-maternoinfantil-del-vih

Galería de imágenes

¿Qué busca?