Protección de los ojos frente al sol

Mie 5 de Dic de 2018

Las gafas de sol no son sólo estética, sino una herramienta de protección frente a los rayos del sol. De esa manera, juegan un papel fundamental en nuestra salud.

Al igual que se protege la piel de la exposición solar, se deben proteger nuestros ojos. Sobre todo en verano, que los rayos solares caen más perpendicularmente sobre la Tierra. Pero también el resto del año, haya sol o esté nublado y lluvioso; en la playa, la montaña y la ciudad; niños, adultos y ancianos.

¿Por qué hay que ponerse gafas de sol todo el año?

La radiación ultravioleta es un factor de riesgo, con efecto acumulativo, para el desarrollo de las siguientes patologías en nuestros ojos:

  • Queratitis actínica, es decir, múltiples úlceras en la córnea (la capa más superficial del ojo).
  • Conjuntivitis.
  • Cataratas: al dañar el cristalino.
  • Daño en la retina.
  • Degeneración Macular Asociada a la Edad.
  • Si se mira directamente al Sol y de forma prolongada puede provocar una maculopatía solar, dañando la zona más sensible de la retina.

Características que deben tener las gafas de sol

Para que nos podamos fiar de las gafas de sol que compramos, nos debemos guiar por lo siguiente:

  • Debe llevar marcado en sitio visible CE, lo que indica que cumple todos los requisitos legales y de seguridad para ser comercializadas en la Unión Europea.

  • Comprarlas en comercios especializados.
  • Elegir la categoría del filtro que mejor vaya según:
    • La luz ambiental.
    • La necesidad de absorción de la radiación solar.
    • La sensibilidad a la luz. Los ojos claros suelen ser más sensibles (más fotofobia) por la menor proporción de melanina que presentan.

  • Debe ir acompañada de un folleto o instrucciones para el usuario donde se índice:
    • Identificación del modelo.
    • Nombre y dirección del fabricante.
    • Tipo de filtro.
    • Instrucciones de limpieza y las advertencias o restricciones de uso, si las hubiera.
    • Categoría del filtro.

¿Qué busca?