Epístaxis o sangrado por la nariz

Vie 2 de Mar de 2018

El sangrado nasal por una o las dos fosas nasales, conocido como epístaxis, es muy habitual entre los niños entre los 2 y los 15 años. La gran mayoría son leves y no revisten gravedad.

¿Por qué es frecuente sangrar por la nariz?

Parte de la mucosa de la nariz tiene una vascularización muy abundante y superficial. Esto hace que sea frecuente que sangre por:

  • Meterse el dedo en la nariz, sobre todo en los niños con picor de nariz por alergia.
  • En ambientes secos y calurosos, ya que los vasos se dilatan y es más fácil dañarlos.
  • Catarros, gripes y alergias.
  • Traumatismos en la nariz.
  • En muy raras ocasiones, en el niño, puede ser por:
    • Alteración de la coagulación de la sangre.
    • Hipertensión arterial, que es más frecuente en adultos.
    • Tumores nasofaríngeos.

¿Qué hacer ante una epistaxis?

Lo primero que hay que saber es que es un proceso benigno y autolimitado (cesa espontáneamente).

  • Tranquilizar al niño.
  • Apretar la nariz con el dedo índice y el pulgar.
  • Sentar al niño e inclinarle la cabeza hacia delante. Nunca se debe echar la cabeza del niño hacia atrás o tumbarlo ya que la sangre iría hacia atrás y no se sabría la cantidad y el tiempo de sangrado.
  • Cuando deje de sangrar, evitar que el niño se toque o se suene la nariz.
  • No taponar con algodón ni con gasas. Si se realiza no tenerlo más de 24 horas puesto.

¿Cómo prevenirlas?

  • Debemos impedir que el niño se meta el dedo en la nariz.
  • Humedecer el ambiente con humidificadores (mejor de aire frío) cuando el ambiente sea cálido y seco.
  • Mantener la mucosa nasal húmeda.

¿Cuando acudir al pediatra?

  • Si el sangrado es muy habitual.
  • Si el sangrado es de gran cantidad.
  • Si la hemorragia persiste más de 10 minutos.

¿Qué busca?