Seguridad del paciente en cuidados paliativos

 

La seguridad del paciente fue definida por la OMS en 2009 como la ausencia o reducción, a un nivel mínimo aceptable, del riesgo de sufrir un daño innecesario en el curso de la atención sanitaria.

También se conoce como el conjunto de elementos estructurales, instrumentales, procesos y metodologías basadas en evidencias científicamente probadas, que tienden a minimizar el riesgo de sufrir un evento adverso en el proceso de atención sanitaria o de mitigar sus consecuencias.

Actualmente la atención sanitaria es una actividad compleja en la que intervienen múltiples agentes en distintos ámbitos. Esto se pone de manifiesto en la atención al final de la vida, en la que además de intervenir los Equipos de Soporte de Cuidados Paliativos, el paciente recibe atención continuada por su Equipo de Atención Primaria, y en algunos casos por equipos de otras especialidades médicas. A esto se le suma, entre otros aspectos, los condicionantes asociados al lugar en el que se presta la atención sanitaria, que en el caso de cuidados paliativos puede ser una unidad de hospitalización, un centro residencial o sociosanitario, o el domicilio del  paciente, en este caso atendido por familiares y cuidadores informales. Por todo ello, y siendo conscientes de que en cuidados paliativos se pueden enfrentar situaciones de extrema vulnerabilidad, desde el Programa Regional de Cuidados Paliativos de Extremadura se considera la seguridad de los pacientes como una prioridad.