Seguridad del Paciente en Salud Mental

La Seguridad del Paciente, dimensión clave de la calidad asistencial, es considerada una prioridad en la asistencia sanitaria, donde no existe un sistema capaz de garantizar la ausencia de eventos adversos o daños innecesarios en los pacientes. En dicha asistencia se combinan factores inherentes al propio sistema sanitario con actuaciones humanas. En el caso de asistencia sanitaria prestada a personas con problemas de salud mental, se añaden a esta combinación, los factores relacionados con la propia enfermedad.
De este modo, en el contexto de la planificación sanitaria en Salud Mental en Extremadura se vio la necesidad de impulsar y desarrollar una Estrategia específica de Seguridad del Paciente en Salud Mental, siguiendo las directrices del Plan de Seguridad del Paciente del Servicio Extremeño de Salud 2011 – 2016 aún vigente.
Desde Salud Mental, también se entiende la seguridad del paciente como una nueva sistemática de trabajo con la que, mediante el análisis y aprendizaje de los riesgos detectados, conseguir la mejora continua de los aspectos organizativos, estructurales y funcionales de los dispositivos de atención a la salud mental.
Sin perder de vista el paciente como eje central, en la estrategia de Seguridad del Paciente en Salud Mental, se tiene en cuenta a los profesionales, considerándolos "segundas víctimas" de cualquier evento adverso que ocurra en nuestros dispositivos. Es por ello que una de las líneas de trabajo en Seguridad del Paciente, es la atención y el cuidado a los profesionales en estas situaciones.

¿Qué busca?