Protección solar

La protección solar es fundamental para prevenir el cáncer de piel. Las radiaciones solares producen quemaduras, envejecimiento cutáneo precoz y desarrollo de cataratas oculares, pero también cáncer de piel y se ha comprobado que los rayos ultravioletas son los principales responsables.

Los bebés y los niños menores de 3 años son los más sensibles a los efectos nocivos de esta radiación. También las pieles que se han expuesto menos a los rayos solares son más sensibles (por ejemplo, la piel del abdomen de la embarazada).

La piel tiene memoria en cuanto a las radiaciones solares recibidas y las quemaduras que sufrimos se acumulan a lo largo de la vida, sobre todo en los primeros 18-20 años de vida, aumentando el riesgo de cáncer de piel. Por todo esto hay que cuidarla desde el nacimiento.

Pautas generales de protección frente a la exposición solar

  • Poner fotoprotectores 30 minutos antes de salir a la calle.
  • Renovar el fotoprotector cada 2 horas o tras un baño prolongado.
  • Usar gorros y ropa que cubran buena parte del cuerpo. La protección se pierde cuando la ropa está mojada y se pega a la piel. Cuanto más fino sea el tejido, más pasa la radiación.
  • Llevar gafas de sol con filtro para rayos UVA y UVB (protege la piel de alrededor de los ojos que es más delicada y previene la aparición de cataratas).
  • Tener especial precaución en lugares con superficies que reflejan la radiación solar como arena, agua y nieve y zonas con mayor altitud donde se aumenta la intensidad de la radiación.
  • La mayor parte de la luz solar consigue atravesar las nubes, por lo que hay que usar fotoprotección también en los días nublados.
  • Evitar la exposición prolongada al sol, sobre todo en las horas centrales del día (los rayos solares tienen más fuerza entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde del horario solar, aproximadamente, entre las 11 y las 17 horas del horario de verano).
  • Antes de tomar el sol se debe evitar el uso de productos que contengan alcohol y perfumes, ya que pueden producir reacciones cutáneas como irritaciones, prurito (picor), habones (ronchas).
  • Las fuentes de radiación ultravioleta artificiales (rayos uva, solarium…) se han comprobado que producen el mismo daño que las radiaciones solares por lo que no son recomendables. Actualmente están prohibidas por ley en menores de 18 años.

Uso correcto de las cremas fotoprotectoras

Aplicar sobre la piel seca, en casa, 30 minutos antes de la exposición.

  • Aplicar una cantidad generosa de filtro. Cuanto más gruesa es la capa, mayor es la protección.
  • Aplicar sobre toda la superficie expuesta.
  • Volver a aplicar cada 2 horas, e inmediatamente después de un baño prolongado. Cuidado de no quitar al secar restregando.
  • Si no se siguen estas recomendaciones, la eficacia puede reducirse en más del 50%.

Características del fotoprotector

  • Protección frente rayos UVA y UVB.
  • Factor de protección solar (FPS) mayor o igual a 15 (a mayor FPS, mayor tiempo de exposición sin presentar quemadura solar).
  • Resistente al agua (waterproof).
  • Resistente a la fricción y roce (rubproof).

NO EXISTE NINGÚN TIPO DE BRONCEADO SALUDABLE.

Información adicional:

¿Qué busca?