Cerrar [X]
Foto ampliada
Salud Extremadura - Periódico del Servicio Extremeño de Salud Número 71 - Hemeroteca.
Junta de Extremadura - Consejería de Sanidad y Políticas Sociales

Opinión

Deporte, educación y violencia

10/02/2014
Elías Núñez Bazaga
Aux. Administrativo C.S. Navalvillar de Pela

 Fair play, o juego limpo. Esta es la premisa que ha de imponerse, no sólo en los acontecimientos deportivos, sino en toda la concepción del deporte en general, en las canchas, y en la gradas. Las luchas por el triunfo, aunque en ocasiones aparezcan desiguales, deben estar marcadas por el respeto. No sirve que el grande y poderoso venza al pequeño o al débil, debe hacerlo como si de un grande se tratara, siempre desde el respeto, pues lo contrario implicaría menosprecio.

Pues esto que todos defendemos, es defendido por parte de algunos, sólo cuando interesa. No hay más que ver cualquier resumen de cualquier partido de futbol o baloncesto (nombro a estos dos porque son las referencias) para comprobar cómo los propios jugadores fingen zancadillas, empujones o manotazos, intentando engañar al juez y perjudicando al contrario con el único fin de beneficiarse, con malas artes, de la situación provocada; cómo el arbitraje es, a veces, prepotente por no decir “chulesco”; o cómo algunos entrenadores sacan a relucir su “fair play”. Todavía recuerdo las palabras de Carlos Salvador Bilardo, siendo técnico del Sevilla, al decir “al enemigo, ni agua...”, las palabras de Luis Aragonés a Jose Antonio Reyes, al decirle (refiriéndose a Thierry Henry) “no tema, dígale al negro que el bueno es usted, que usted es mejor...” o el gol que Maradona marcó con la mano, la que posteriormente sería “la mano de Dios”, porque así quiso Dios que fuera.

Pero bueno, estos últimos casos quedan mejor encuadrados en el mundo de las anécdotas, pero como ha habido juego limpio de verdad en muchas ocasiones, pues las nombro como contraste. 

Pues bien, en este mundo del deporte y de educación, aparecen casi siempre aquellos que demuestran todo lo contrario. Y me refiero a la afición del Athletic Club de Bilbao. El domingo, y con motivo de la muerte de Luis Aragonés, se guardó un minuto de silencio en todos los campos de futbol, salvo en San Mamés, la “Catedral del fútbol”. No sólo no hubo silencio durante ese minuto... hubo abucheos, silbidos y gritos de fuera, fuera, fuera... Y eso que hablamos de la que dicen es la mejor afición de España. ¿Cómo es posible que se abuchee a un hombre, a todo un señor, que lo dió todo en el fútbol, durante el minuto de silencio por su fallecimiento, tan sólo por ser español, por haber dirigido a la selección española, y por haber conseguido aquello que todos esperábamos se consiguiera, la Eurocopa de Futbol?

Yo, sinceramente, discrepo. Me quedo con las aficiones del Atlético de Madrid, Betis o Sevilla. Estas sí son aficiones, viven sus partidos como hay que vivirlos, desde dentro, desde el carácter que te marca como aficionado y seguidor de unos colores. Aficiones que no se encogen ante nada, que dan la cara cuando hay que darla y, cuando hay que mostrar respeto agachan la cabeza, o miran al cielo... y callan.

Intento entender a aquel grupo de personas. Y con mucho esfuerzo, e intentando encontrar razones donde seguro que no las encuentro, llego a pensar que son personas de a pie, con sus problemas; individuos sin sentimientos que esconden su ira tras las cortinas políticas donde ellos mismos se esconden, y que esconden, a menudo, un partido de fútbol. Pero cuando quien hace manifestaciones fuera de tono y lugar, es quien se dedica a la política, quien ocupa un cargo público relevante, la cosa cambia.

Y lo digo porque en estos días ha aparecido en escena el señor Jose Luis Bilbao, Diputado General de Vizcaya, con una declaraciones sin sentido alguno y poco afortunadas, que atentan contra la educación, el respeto y la cordura. Declaraciones que bien podrían considerarse como apología de la violencia.

Este señor aparece en escena con las siguientes declaraciones, extraidas del diario “El Economista.es”: Un-dirigente-del-PNV-advierte-de-problemas-de-orden-publico-si-Espana-jugase-en-Bilbao.htmlEl diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, ha afirmado que, si la selección española de fútbol jugase hoy en día en San Mamés, habría un problema muy serio de orden público y de seguridad ciudadana por el enfrentamiento que habría con los aficionados que vendrían a Bilbao".

Con la selección española vendrían un montón de autobuses con banderas rojigualdas, con aguiluchos y toros negros encima a tomar posesión de las provincias traidoras y, a la vez, habría otro grupo grande aquí esperándoles a esos en la Gran Vía en una quedada a mitad de camino”, ha pronosticado Bilbao ante la posibilidad de que España juegue de anfitrión en San Mamés, si es sede de la Eurocopa en 2020.

Ante este enfrentamiento, Bilbao ha opinado que tendría que haber un despliegue de toda la plantilla de la Ertzaintza, con todas las tanquetas en la calle. "Tendríamos un problema muy serio de orden público y de seguridad ciudadana. Y eso es cierto, no me invento nada", ha augurado el dirigente del PNV en declaraciones a Radio Popular.

El diputado general ha añadido que este problema tampoco sería bueno para la hostelería de la ciudad, porque tendría que bajar las persianas para que no les rompieran los cristalesSegún Bilbao, el hecho de que no se dan las condiciones objetivas para que España juegue en San Mamés de local es una situación que todo el mundo lo tiene en la cabeza, pero nadie lo expresa.”

Como se aprecia, estas declaraciones contienen un alto índice de violencia, de violencia premeditada y con alevosía, que es la peor de las violencias. Este señor ya está, desde su posición política, calentando el ambiente; este señor, con su imaginación, ya ha llenado las calles de Bilbao de banderas españolas preconstitucionales, sí, las del águila; ya ve a las masas de Euskalerría esperando a los autobuses españoles en Gran Vía... Y por supuesto, todo el despliegue de tanquetas antidisturbios de la Ertzaintza ante sus ojos.

Pues no. No señor, no somos así quienes no somos vascos, ni quienes vivimos fuera de Euskadi.  Siempre se dijo que politica y deporte son temas que no combinan bien, que no han de mezclarse, pues de hacerse, aparecen los radicalismos teñidos incluso con colores xenófobos.

Pero si tanto odio produce, si tan poquito le merece la pena el Estado Español a este señor... por qué no retira a todos los equipos de todas las disciplinas deportivas, de las federaciones españolas? Por qué no crea este señor en el Pais Vasco ligas o campeonatos propios para que los deportistas vascos no tengan que salir de sus fronteras, se enfrenten entre ellos y, por ende, al ser competiciones distintas, no tengan que acudir el resto de deportistas a sus provincias, y llenar sus calles de “aguiluchos”?

Y me pregunto, si este señor habla por sí mismo, o lo hace en nombre de toda la población vasca, porque estoy seguro, que muchos no pensarán como él. 

Como veis, cuando hablemos de deporte, pensemos siempre con inteligencia, y supongamos que hablaremos con respeto y educación, pues si no lo hacemos así, aparecerá el desprestigio, y si no frenamos a tiempo, la violencia más pura y desacreditada se apoderará de nosotros.

Como siempre, tan sólo un comentario.

¡Comparte!

¡CSS Válido!   Valid XHTML 1.0 Strict

© JUNTA DE EXTREMADURA
Inicio - Contacto - Aviso Legal

RSS