Cerrar [X]
Foto ampliada
Salud Extremadura - Periódico del Servicio Extremeño de Salud Número 71 - Hemeroteca.
Junta de Extremadura - Consejería de Sanidad y Políticas Sociales

Opinión

Objetivos y déficit

27/06/2013
Elias Nuñez Bazaga
C. S. Navalvillar de Pela

“Malos tiempos para la lírica...”, que decía una canción del grupo gallego, y más concretamente vigués, “Golpes Bajos”, allá por los años 80.

Este grupo fue creado por Teo Cardalda y Germán Coppini, que provenía de “Siniestro Total”, dando lugar al ya mencionado grupo “Golpes Bajos”.

Hoy, treinta años después, seguimos escuchando y leyendo noticias que tienen, como elemento común, esta terminología... La economía es totalmente siniestra, recibimos golpes bajos en nuestros bolsillos y en los bolsillos de la Hacienda Pública, y corren malos tiempos para el empleo, el ahorro, la educación, la sanidad, etc. etc. etc.  

Y los que tenemos la suerte de pertenecer a este ámbito laboral, tampoco nos olvidamos de estos malos tiempos... A veces uno piensa que, ante esta actitud de recortar y de seguir recortando debido a la situación económica, se actúa por inercia...  

Nuestra Comunidad Autónoma es una de las pocas que, poco a poco, va cumpliendo con los objetivos de déficit. Al menos, ésto es lo que se nos dice a través de prensa y televisión. Esta circunstancia hace que, y así lo entiendo, nos vayamos acercando a lo que podemos entender por “bienestar”. Entonces, y siendo así, no se entienden ciertas medidas de austeridad adoptadas para este año y que no se adoptaron el año pasado cuando, al parecer, las circunstancias eran peores que en la actualidad. Quizás, las cosas no estén yendo tan bien, que también puede ser.  

Y digo ésto haciendo referencia al capítulo de sustituciones del personal de las unidades administrativas de los EAPs, que es el personal que a mí me ocupa y preocupa, durante las vacaciones de verano en esta comunidad autónoma.  

En años pasados, cuando presumiblemente la situación era peor, se sustituyó el 50 por ciento de las vacaciones de este personal. Este año, cuando se presume de mejoría, nada de nada.  

Hablamos siempre o, mejor dicho, presumimos de tener el mejor Sistema Sanitario Público del mundo y que, en Extremadura, gozamos de tener uno de los mejores servicios de salud del territorio español.  

A cada colectivo del sistema sanitario se nos pide el logro de los objetivos marcados previamente por el Servicio Extremeño de Salud. Uno de ellos es la Calidad de la Asistencia y Satisfacción del Usuario, y para conseguir esos logros son necesarios, no sólo la buena actitud y la buena aptitud del profesional... hace falta algo más.  

Para el conseguimiento de este fin se hace necesario dotar a los EAPs de los recursos humanos suficientes para poder alcanzar el objetivo; unos recursos humanos capaces de saber realizar sus funciones; unos recursos humanos adaptados a las circunstancias, y unos recursos humanos dotados de los medios suficientes para poder asumir y desarrollar con garantías los objetivos marcados.

¿Cómo puede entenderse que, en época estival, se supriman las sustituciones, permitiendo que sea un sólo auxiliar administrativo quien se haga cargo de toda la actividad de un Centro Sanitario?  

Las Unidades Administrativas de los EAPs rurales están formadas, casi en su totalidad, por dos auxiliares. Pues bien, este verano, lo estarán sólo por uno.  

Los auxiliares tenemos tareas diversas y necesitamos no sólo de tiempo para poder llevarlas a cabo, necesitamos también de unas condiciones que, sin pedir que sean las idóneas, al menos sean las apropiadas para poder desempeñarlas. Pensemos que el personal administrativo ejercemos no sólo las funciones propias de nuestro cargo, tambien somos porteros, celadores, camilleros... Pero sobre todo, y así se nos pide, ejercemos las relaciones públicas de nuestra empresa ante el ciudadano. Todo ello exige una buena dosis de conjugación de funciones, tareas y propósitos.  

Por todos es sabido que las zonas rurales, los pueblos que conforman nuestra región, duplican su población en los meses de verano. Vecinos del pueblo que viven en esas ciudades a las que marcharon para conseguir un futuro mejor, ciudades en las que se quedaron para conseguir un futuro mejor para sus hijos... se desplazan a sus localidades natales para pasar estas fechas veraniegas. Y al igual que éstos, sus hijos y nietos.  

En los tiempos que corren, en los que el gasto familiar se recorta por “supervivencia”, notamos un incremento, con respecto a otros años, en el número de individuos que se desplazan y en la duración de la estancia.  

En otras épocas, esos hijos y nietos... esos jóvenes que residen en las grandes ciudades, pasaban parte de sus vacaciones estivales en las diferentes costas españolas; y el resto, unos días, en el pueblo, en casa de “los abuelos”, para visitar a la famiia.  

Pues bien, en los últimos años, éstos se olvidaron de playas, hoteles y apartamentos... de caravanas, de olas y tablas de surf... y disfrutan sus vacaciones, casi completas, en las zonas rurales, pues la economía actual y sus propias economías, no le permiten disfrutarlas de otra manera. Además, pasar esos días de vacaciones en casa de los “abuelos” les permite, de alguna manera, un importante ahorro. Y todos sabemos por qué.  

Pues ante esta situación, se aplican las medidas que para este año se han adoptado: recortes en personal para atender al doble de población. Personal facultativo y de enfermeria pierden 1/3 de sus plantillas; y las unidades administrativas, el 50 por ciento.  

Con este panorama quedarán tareas por hacer, o se retrasará su ejecución, simplemente, por ser imposible hacerlas; las que se hagan, podrán contener errores involuntarios motivados por el stress; el servicio de cita previa dejará mucho que desear; se generarán listas de espera en las diferentes consultas de Atención Primaria debido al incremento de la demanda y reducción de plantillas; la población se atenderá de manera deficiente y las quejas del usuario se incrementarán hasta poner el grito en el cielo... no sin antes haber reprochado y responsabilizado al personal administrativo de la situación generada.  

Y no duden de que ésto será así... Tendremos que “tragarnos” toda la palabrería, insultos y descalificaciones personales que a cada cual se le ocurra dispensarnos, pues nos harán responsables de la situación.  

¿Es ésto lo que queremos, lo que perseguimos...?

 

Y no hablemos ya sobre qué ocurriría si el administrativo, o el facultativo o enfermero, enfermase o no estuviera en disposición, por los motivos que fueren, de poder acudir a su trabajo.  

Todo ésto, y dicho así, parece anecdótico... que se le está dando un ligero toque de imaginación y gracia para hacerlo más creíble.  

Por utilizar un símil... Saben que ocurre en la Alta Cocina? Pues muy sencillo. Un plato nos entrará por los ojos, y llamará más o menos nuestra atención, en función de su decoración y su presentación. Es decir, dependerá de lo que llamamos, su emplatado.  

Lo que estoy haciendo aquí y ahora, no es otra cosa que emplatar una situación que se dará sí o sí.  

Éstos serán los objetivos que no habrá forma de solventar con los acuerdos adoptados como consecuencia del déficit.  

Quiero hacer referencia, a modo de pinceladas, a unas líneas que alguien dijo una vez, líneas que colorean perfectamente este lienzo que pretendo dibujar:  

“El éxito de una empresa se sustenta siempre en sus componentes, es decir, en sus trabajadores... No debemos olvidar que ellos son el principal activo de la misma, y que el mayor o menor éxito de nuestra empresa dependerá de cómo los gestionemos.”

Si pretendemos una calidad en el ámbito laboral, pongamos los medios; si pretendemos cumplir los objetivos marcados, pongamos los medios; si queremos satisfacer a la población como merece, pongamos los medios; si pretendemos facilitar el acceso a los servicios sanitarios, pongamos los medios; si queremos hacer un uso racional de la sanidad pública, pongamos los medios; y si pretendemos tener el mejor Servicio de Salud Autonómico, pongamos los medios... Porque sólo así se nos verá desde fuera como pretendemos que se nos vea. Al menos, ese es mi interés, y ha de ser el de todos.  

Es la duda shakespeariana... “To be, or not to be”. That's the question”.  

Objetivos, o déficit? Elijan.  

Mi deseo tan sólo es hacer crítica sana de las circunstancias actuales, y lo hago sin ánimo de ofender a nadie, pues no me considero preparado para ello, ni es esa mi forma de ser. Pero sí me gustaría que todo ésto se revisara, o revisase, para evitar todas estas carencias.  

Para evitar que todo ésto pase así como lo he contado, habrá que poner los medios... Y si aquél a quien corresponde evitarlo no tiene conocimiento de esta situación, lo normal es que piense que todo va bien. Y si todo va bien... para qué hacer modificaciones?  

Como siempre, tan sólo es un comentario.

¡Comparte!

¡CSS Válido!   Valid XHTML 1.0 Strict

© JUNTA DE EXTREMADURA
Inicio - Contacto - Aviso Legal

RSS