Cerrar [X]
Foto ampliada
Salud Extremadura - Periódico del Servicio Extremeño de Salud Número 71 - Hemeroteca.
Junta de Extremadura - Consejería de Sanidad y Políticas Sociales

Opinión

Recursos humanos

29/05/2012
Isidoro Durán Fernández
Graduado Social. Subdirector de Enfermería de A.P. del Área de Salud Don Benito-Villanueva

RECURSOS HUMANOS

Recuerdo que, frisando los 35 años, y estando cursando 2º año de la Diplomatura de Graduado Social (hoy Relaciones Laborales), teníamos una asignatura que se llamaba Organización de Empresas y Administración de Personal. El profesor encargado de impartir dicha asignatura en su primera clase se presentó diciendo: "Buenas tardes, me llamo...... y soy el profesor de su asignatura. He sido Director de Recursos Humanos de la Empresa.... en Estados Unidos, también lo he sido de la misma empresa en Australia y actualmente lo soy , en idéntica empresa, en la isla de Tenerife". "Algún día --continuaba mi profesor-- alguno de ustedes tendrá una gestoría, otros orientarán su actividad en el amplio campo de la Seguridad Social, algunos serán directores de Recursos Humanos..... A estos últimos les digo que, con independencia del mayor o menor tamaño de la empresa que dirijan, la 'materia prima' es siempre la misma: personas, es decir seres humanos con corazón y, sobre todo, con sentimientos...."

Decía mi profesor que el éxito de una empresa (objetivo común), se sustenta, siempre, en sus componentes, es decir, en sus trabajadores; hay que hacerles sentir que son parte de un proyecto común, hay que considerarles y, sobre todo, valorarles. Todos, absolutamente todos, son necesarios y por tanto valiosos por igual.

Los alumnos que tuvimos la fortuna de compartir todo un curso académico con él, a pesar de su altísimo nivel (su currículum y su conducta así lo avalaban), intuimos, de inmediato, que quien nos estaba impartiendo clases no era solamente un profesor, era un Maestro: jamás hacía gala de superioridad alguna, impartía sus conocimientos con clase (no confundir con porte), erudición y sobre todo con una gran autoridad (que no siempre es lo mismo que poder) fruto, sin duda, de su tolerancia, porque en definitiva qué es la cultura, sino tolerancia. Sencillamente, nos ganó a todos, supo ganarnos con su inmensa erudición: con su tolerancia. Ahí es nada... Y es que hay cosas que al igual que el cariño y el amor verdadero no se compran con dinero, afortunadamente. Hay que ganárselos. O mejor aún, hay que saber ganárselo.

En más de una ocasión he oído: “como soy un/a simple..”. A este respecto tengo que decir que, en mi opinión, en nuestro actual Sistema Sanitario Público, en todas y cada una de las diversas categorías profesionales todos/as son, somos, igual de valiosos o, lo que es lo mismo, de necesarios. Sin ir más lejos y valga a modo de ejemplo: cuando se habla del éxito de un determinado transplante, por lo general se suele entrevistar al cirujano jefe, cuando la realidad es que el éxito viene dado por un equipo ampliamente cualificado donde tienen cabida las diversas categorías profesionales: cirugía, cardiología, anestesia, enfermería, fisioterapeutas, auxiliares, celadores, administrativos, hostelería, medios de transporte que posibilitan la inmediatez en el traslado... y así un largo etcétera de personal más o menos cualificado.

Es sabido que somos uno de los mejores Sistemas Sanitarios Públicos y, sin duda, este reconocimiento viene dado por su “materia prima” es decir, por sus profesionales, cualquiera que sea su cualificación profesional. Cada uno/a desde su respectiva categoría en donde todos son igual de necesarios.

Como decía mi Maestro nunca debemos olvidar que nuestro principal “activo” tiene corazón y sentimientos. El mayor o menor éxito de nuestra empresa, (proyecto común), depende de cómo los gestionemos. Todos/as tenemos “nuestro corazoncito”.

¡Comparte!

¡CSS Válido!   Valid XHTML 1.0 Strict

© JUNTA DE EXTREMADURA
Inicio - Contacto - Aviso Legal

RSS