Cerrar [X]
Foto ampliada
Salud Extremadura - Periódico del Servicio Extremeño de Salud Número 71 - Hemeroteca.
Junta de Extremadura - Consejería de Sanidad y Políticas Sociales

Opinión

Redes sociales (nadar y guardar la ropa)

13/09/2011
Elías Núñez Bazaga
Aux. Administrativo

He leído y he intentado formarme respecto a los aspectos legales de este tipo de eventos que existen hoy en día en internet. Los chats y redes sociales como Facebook, Twitter o Tuenti recomiendan, como medida de seguridad y por motivos obvios, no identificarse. Pero esta medida, al mismo tiempo, proporciona cierta facilidad a los usuarios que, escondidos tras un pseudónimo, pretendan llevar a cabo alguna actividad delictiva.

En estos días, Tuenti ha borrado casi 35.000 perfiles de usuarios menores de 14 años y que son usuarios habituales de este tipo de redes, por proporcionar datos personales sin ser conscientes de los peligros reales que conlleva la difusión de estos datos.

Y es que es fácil usar una información para dañar la imagen de cualquier persona, sea o no usuaria de estas redes. Es fácil, y por supuesto, demuestra un alto grado de cobardía, tirar la piedra y esconder la mano. Personas que se escudan en la cobardía de una mentira y defienden las mentiras de sus hijos con nuevas mentiras.

Las redes sociales están cargadas de personas que no sabríamos bien identificar. Jugamos a saberlo todo cuando realmente no sabemos nada. Sólo algunos privilegiados conocen las verdades de este intríngulis social. Habrá que tener cuidado con lo que hablamos, con quién hablamos y de quien nos hacemos amigos, porque... un mal paso, un despiste, y caemos en el foso de los horrores, y en muchos, foso de lo esperpéntico.

No me gustan las redes sociales, simplemente por desconfianza. Realmente hablas con quien crees que estás hablando? Lo que cuentas... se lo estás contando a quien crees?

Esto sucede. Verse envuelto en una serie de acusaciones falsas que algunos de estos “amigos” difunden de ti, sin conocerte de nada, está sucediendo con más frecuencia de lo normal. Todos saben que se habla de ti, pero no aparece tu nombre, tu identidad, pero sí datos que puedan hacer saber a los demás de quien estamos hablando, y te quedas perplejo. No concibes lo que está sucediendo, y es que hay especialistas en “nadar y guardar la ropa”. Es “tirar la piedra y, esconder la mano”. Verdaderos profesionales de la mentira, del chisme y del falserío. Pero alguien dijo que, por muy mal que vayan las cosas, aún pueden ir peor.

Hay padres que controlan a sus hijos conectándose bajo el pseudónimo de los mismos; se hacen pasar por ellos y sacan información del resto acerca de su hijo o para hablar mal de alguien concreto, sobre todo en el caso de menores de edad. O peor aún, y si son estos padres los que lanzan las acusaciones en nombre de sus hijos menores? Qué ocurre cuando esto sucede? Porque esto está sucediendo.

Como veis, la espiral puede tensarse todo lo que queramos. Podría esto considerarse intromisión o violación del derecho de privacidad de las personas? Lo seguro es que se trata de usurpación de personalidad. Como veis, esto de las redes sociales se convierte, en muchos casos, en parapeto protector de todo aquello que digamos. Nos permite esconder la mano después de haber tirado la piedra. O al menos es lo que algunos creen.  

¡Comparte!

¡CSS Válido!   Valid XHTML 1.0 Strict

© JUNTA DE EXTREMADURA
Inicio - Contacto - Aviso Legal

RSS