Cerrar [X]
Foto ampliada
Salud Extremadura - Periódico del Servicio Extremeño de Salud Número 71 - Hemeroteca.
Junta de Extremadura - Consejería de Sanidad y Políticas Sociales

A Fondo

Una UCI que funciona “sin papeles”

El Hospital Infanta Cristina es uno de los primeros de España en implantar un sistema informático de gestión clínica en la UCI, que entre otras ventajas permite prescindir de la clásica gráfica manuscrita para controlar la situación del “paciente crítico”, una tarea que antes ocupaba el 40% del tiempo de trabajo de los profesionales de enfermería

01/03/2011
PEDRO MARCO
BADAJOZ

Los 30 boxes de la UCI tienen una estación clínica conectada a los dispositivos de monitorización.
Los 30 boxes de la UCI tienen una estación clínica conectada a los dispositivos de monitorización.

En la mayoría de las UCI la gráfica se elabora manualmente.
En la mayoría de las UCI la gráfica se elabora manualmente.

La accesibilidad de la estación enriquece la historia clínica.
La accesibilidad de la estación enriquece la historia clínica.

Vista parcial de la gráfica del paciente que el sistema elabora automáticamente.
Vista parcial de la gráfica del paciente que el sistema elabora automáticamente.

Fragmento de la gráfica que se hacía a base de contínuas anotaciones de los enfermeros.
Fragmento de la gráfica que se hacía a base de contínuas anotaciones de los enfermeros.

Noticias relacionadas

La Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Infanta Cristina de Badajoz se ha convertido en una de las primeras unidades españolas de este tipo en implantar un sistema de gestión clínica completamente informatizado, que le ha permitido entre otras cosas prescindir definitivamente de la utilización de las gráficas manuscritas en papel, en las que la mayoría de las UCI de nuestro país registran todavía los datos de monitorización y tratamiento de cada paciente. Los 30 boxes -compartimentos para cada enfermo- de la UCI pacense están dotados con una estación clínica informática con pantalla táctil, teclado, ratón y lector de código de barras, que se encuentra conectada a los dispositivos de monitorización del enfermo y a los aparatos de soporte respiratorio o cardiovascular, de manera que el sistema recoge todas las variables y elabora la gráfica del enfermo automáticamente. Al mismo tiempo, el sistema está enlazado con la intranet del Servicio Extremeño de Salud, y permite el acceso desde la propia estación a los datos de radiología o laboratorio del centro hospitalario.

LA IMPORTANCIA DE LA GRÁFICA DEL “PACIENTE CRÍTICO”

La introducción de sistemas de información clínica supone un cambio drástico en el funcionamiento de una UCI, el lugar de un hospital destinado al manejo de los “pacientes críticos”, es decir, de los enfermos cuya supervivencia puede verse comprometida durante su evolución porque no les funcionan correctamente uno o varios de sus órganos o sistemas y por tanto, según una definición académica, “la muerte es una alternativa posible” para ellos.

Esa peligrosa proximidad del paciente a la línea que separa la vida de la muerte obliga a utilizar un buen número de dispositivos de monitorización para controlar continuamente las constantes vitales –temperatura, respiración, tensión arterial y pulso--, los balances de entrada y salida de fluidos, los parámetros del respirador, y a reflejar todos los datos obtenidos en una gráfica que resulta fundamental para que el facultativo de Medicina Intensiva pueda adoptar las decisiones adecuadas en el tratamiento del enfermo. Antes de la puesta en marcha del sistema de gestión clínica, el personal de enfermería de UCI dedicaba alrededor de un 40% de su tiempo de trabajo a la elaboración de la gráfica en papel, una tarea que además de recoger todos los datos citados –en muchos casos cada hora-- requería transcribir las órdenes de tratamiento --fármacos, fluidos, perfusiones--y los resultados analíticos, de gasometrías y otras variables en una larga y compleja gráfica manuscrita. Según los responsables de la unidad, la supresión de esa importante carga de trabajo burocrático permite ahora a los enfermeros dedicar más tiempo a la atención directa sobre el paciente, y eso ha tenido una influencia muy directa en la mejora de la calidad asistencial que se refleja, por ejemplo, en un descenso drástico en la incidencia de úlceras por presión, o en una reducción muy importante del número de infecciones por gérmenes multirresistentes. Pero, en opinión de las mismas fuentes, el aspecto que más ha mejorado es la seguridad del paciente, dado que el sistema de gestión incluye protocolos estandarizados y dosis de fármacos preinstaladas, lo que reduce considerablemente la posibilidad de errores. Además, se incrementa la cantidad de datos disponibles sometidos al control de sistemas de alarma, y se eliminan los posibles errores en la transcripción a la gráfica.

Mientras que antes los datos se recogían cada hora –salvo incidencias especiales— el sistema actual recoge información continuamente, minuto a minuto, de forma automática, lo que permite un análisis de las incidencias mucho más minucioso.

Por otra parte, la accesibilidad de la estación clínica dispuesta en cada box estimula a escribir más comentarios médicos y de enfermería sobre la evolución del paciente, lo que enriquece la historia clínica de manera muy significativa.

Aunque muchos hospitales de nuestro país están instalando sistemas informáticos de gestión clínica en cuidados intensivos, “actualmente no existe en España una UCI de estas dimensiones totalmente informatizada. Si las hay en otros países, pero es excepcional encontrar alguna que haya conseguido integrar completamente como nosotros los datos de monitorizacion, laboratorio, comentarios clínicos, informes, etc”.

Quien habla con esa rotundidad es Luis López Sánchez, jefe de sección de Medicina Intensiva del Complejo Hospitalario de Badajoz, que el pasado mes de octubre presentó en un simposio en Barcelona (1st Annual Innovian User Meeting) la experiencia de la UCI pacense, junto a otras españolas y europeas, y pudo comprobar “que nuestro sistema de gestión había alcanzado un mayor grado de desarrollo que el de la mayoría de centros que concurrieron” a ese encuentro.

“Por ejemplo –señala--, la metodología de integración de la gasometría arterial --medición de gases en la sangre— el desarrollo de informes y comentarios clínicos, o el protocolo de exploración clínica de muerte encefálica, son de desarrollo exclusivo en el hospital Infanta Cristina”.

“También vamos por delante –añade-- en el sistema de explotación de datos de actividad, que al ser una aplicación web disponible en la red, también puede ser consultada por otros especialistas desde cualquier ordenador del Hospital”. Los próximos pasos son la integración con Jara, el Sistema de Información del Servicio Extremeño de Salud, en la que se empezará a trabajar en unos meses, y la incorporación de Farmacia Hospitalaria y los armarios de dispensación de medicamentos al sistema de gestión de UCI, con el fin de mejorar aspectos relacionados con la seguridad del paciente y los parámetros de eficiencia.

EXCLUSIVO DEL INFANTA CRISTINA

El desarrollo de este sistema de gestión clínica supuso meses de reuniones semanales para un equipo formado por enfermeros, médicos e informáticos de la empresa suministradora, que entre 2007 y 2009 –coincidiendo con las obras de reforma de la UCI del hospital pacense-- prepararon la adaptación de una aplicación ya existente e instalada en otros hospitales, de nombre comercial Innovian, al trabajo habitual de la unidad.

“Se trataba –explica Luis López—de recoger todo el trabajo clínico de la UCI en un sistema informático de la forma más intuitiva y sencilla que fuera posible”, que además de recoger todas las constantes del paciente, incluyera analítica y datos complementarios, órdenes de tratamiento, balances hídricos, protocolos de cuidados de enfermería estandarizados, historia clínica de ingreso, comentarios médicos evolutivos, comentarios de enfermería, interconsultas, respuestas de otros especialistas, listado de diagnósticos y procedimientos realizados, realización de escalas de gravedad, y terminara con el informe de alta de UCI.

El trabajo culminó año y medio después, en mayo de 2009, cuando tras un periodo de formación de todo el personal durante 2 meses, “procedimos a retirar definitivamente la gráfica en papel, empezamos a trabajar de manera exclusiva con el sistema de gestión y la unidad quedó totalmente informatizada, de manera que nos convertimos en una UCI que funciona “sin papeles””.

¡Comparte!

¡CSS Válido!   Valid XHTML 1.0 Strict

© JUNTA DE EXTREMADURA
Inicio - Contacto - Aviso Legal

RSS